Publicado el Deja un comentario

8+1 consejos útiles con las tarjetas de memoria

Grito SD
8+1 consejos útiles con las tarjetas de memoria
5 (100%) 1 vote[s]

Consejos sencillos que podrían salvarle de una situación desastrosa.

Espero que esto os ayude a mantener vuestras tarjetas de memoria e imágenes seguras ahora y en el futuro.

Antes de empezar:

Para la mayoría de la gente, una tarjeta de memoria puede parecer simplemente un pedazo de plástico o de metal, y no se preocupan demasiado por ella. Pero dentro de esa carcasa, hay mucha investigación. Tiene una memoria flash, un controlador y otros muchos elementos. La calidad de la memoria y del controlador determinan a la mayoría de las veces la velocidad y la calidad de la tarjeta.

La tarjeta de memoria tiene algo llamado Tabla de Asignación de Archivos, también conocida como Tabla FAT. Piensa en tu tarjeta de memoria como un libro y en la Tabla FAT como el índice. Cuando formateas una tarjeta de memoria, en realidad no se está borrando la tarjeta, sólo se está borrando la tabla FAT. Por lo tanto, has eliminado el índice, pero los capítulos del libro aún están en su lugar. Sí, todas las imágenes permanecerán en la tarjeta hasta que se tomen más fotografías y se sobrescriban.

Esta es la razón por la que se puede utilizar un programa como Image Rescue de Lexar (descargar aquí), Rescue Pro de SanDisk (ver aquí) u otro software de recuperación de datos para recuperar imágenes de una tarjeta incluso después de formatearla.

Y ahora los consejos, en orden de importancia (según mi criterio):

1. NO borres las imágenes de la tarjeta de memoria con la cámara.

Lo que quiero decir con esto es que, no revises tus fotos constantemente y, mucho menos, las borres una por una con tu cámara. Veo a mucha gente (incluyendo fotógrafos profesionales) haciendo esto todo el tiempo y es una muy mala idea. La cámara es excelente para tomar fotos, pero no es muy inteligente a la hora de gestionar los datos de la tarjeta de memoria. Eliminar imágenes individuales de la tarjeta usando la cámara es una forma estupenda de confundir la tabla FAT. NO LO HAGAS! Además, las tarjetas de memoria se han vuelto tan baratas y espaciosas que no es necesario eliminar imágenes para ahorrar espacio. Simplemente introduce una nueva tarjeta y sigue disparando. Una vez que haya descargado en el ordenador y hecho una copia de seguridad de las imágenes, entonces formatea tu tarjeta para volver a utilizarla.

2. Formatea tus tarjetas de memoria en la cámara, no en el ordenador.

He leído en numerosos sitios web que dicen a los visitantes que formateen sus tarjetas de memoria en su ordenador. Esto no es correcto. Se debe formatear las tarjetas en la cámara, y se debe hacer en la cámara con la que estés fotografiando.

Si se está fotografiando con modelos Canon 1DX Mark II, Canon 1DX, Canon 5D Mark IV y Canon 5D Mark III, se debe formatear la tarjeta en la cámara que se está utilizando. Esto es así: No formatear en una cámara Canon y pasarla a otra. ¿Funcionarán? Sí, lo harán. Pero podría causar problemas en el futuro. Hablando de esto, no es una buena idea sacar una tarjeta de memoria de un modelo de cámara y ponerla en otra sin formatear previamente. He visto a gente que disparaba con una cámara Canon, sacar la tarjeta y empezar a usarla en una cámara Nikon. A los fabricantes les gusta ser configurados de cierta manera y cada uno lo hace a su forma.

3. Hablando de formatear.

Es una buena idea formatear las tarjetas después de cada sesión. Una vez que hayas descargado la tarjeta y tengas las imágenes EN MÁS DE UN MÁS DE UN LUGAR, deberías formatear la tarjeta antes de su próximo uso. Esto mantiene las cosas más limpias en la tarjeta.

4. Utiliza un buen lector de tarjetas.

No puedo deciros cuántas veces he visto a fotógrafos profesionales sacar una tarjeta de alta calidad de una cámara de alta gama y ponerla en un lector barato, sin marca (o desconocida).

Amigos, recordad que esos lectores de tarjetas de memoria tienen controladores inteligentes dentro de ellos, ¡igual que las tarjetas! Por lo que es conveniente que sea de buena calidad y con los mejores componentes. He visto muchas más tarjetas corruptas por un lector que por una cámara.

5. No llenes una tarjeta completamente.

Aunque la mayoría de las tarjetas de memoria están bien construidas y tienen todo tipo de inteligencia en ellas, no es una buena idea llenarlas completamente. Una de las razones por las que me encanta fotografiar con tarjetas de memoria grandes, es para que tenga mucho espacio para hacer muchas fotos y no me preocupe por sobrecargar la tarjeta. Para su información, yo también tengo la misma mentalidad con los discos duros de mi computadora. Nunca los lleno, porque su rendimiento sufre mucho cuando están llenos. Normalmente lleno un disco duro hasta un máximo del 90% y luego empiezo a escribir uno nuevo.

6. No extraiga una tarjeta de memoria de la cámara o del lector de tarjetas cuando se estén escribiendo o leyendo datos de la tarjeta.

Si los datos se transfieren a/desde la tarjeta y ese proceso se interrumpe, es muy posible que pierda algunas o todas sus fotos. Y no siempre confíe en la luz roja de su cámara para determinar si los datos se están transfiriendo. Antes de extraer mis tarjetas de memoria, siempre espero un par de segundos más después de que la luz roja de las cámaras se apague, lo que significa que los datos se han escrito en la tarjeta.

7. Si tiene dos ranuras para tarjetas en su cámara.

Aprovecha la oportunidad, graba tus imágenes redundantes en ambas tarjetas para tener más tranquilidad. De esta manera, si una tarjeta se corrompe, lo más probable es que pueda obtener las imágenes de la otra tarjeta. ¡Siempre hago lo mismo!

8. Compra tarjetas de memoria de marcas reconocidas.

Hay varias marcas de tarjetas que son de gran calidad y fiabilidad, asegúrate de no usar una de esas tarjetas hechas por alguna compañía «sin nombre». El precio es casi siempre un gran indicador de lo que estás comprando.

Recuerda que estás confiando tus imágenes a la tarjeta.

Si vas a usar la tarjeta una y otra vez, (y no tienes más remedio), es mejor gastar unos euros más para obtener un mejor producto, a largo plazo, no te costará mucho más. Y evitarás muchos disgustos.

No hay nada más grotesco que ver a alguien disparando con una super cámara, un objetivo caro y una tarjeta de memoria de mierda. Esto es casi peor que alguien que usa un lector de mierda.

Desmontando los 3 mitos más extendidos.

Si las tarjetas de memoria se caen en el agua, los datos se perderán definitivamente!

Esto no es cierto. Dado que las tarjetas de memoria están hechas con memoria de estado sólido, no es raro que pasen por la lavadora y secadora y aún así sean utilizables. Aunque yo no seguiría usando esa tarjeta después de semejante situación. Por si acaso. Pero, por el momento, lo más probable es que tus datos sigan estando en la tarjeta y puedan recuperarse. 

Debes mantener tus tarjetas en sus fundas.

Lamento deciros esto, pero mi tarjetas andan sueltas por mi mochila siempre. No utilizo los estuches de plástico que vienen con las tarjetas. Aunque utilizo las carteritas Think Tank, aún así, tengo montones de tarjetas tiradas por mis mochilas, y esto jamás ha sido un problema.

Si pasas por las máquinas de rayos X del aeropuerto puedes dañar tus tarjetas.

Muchas personas que se preguntan cómo deben proteger sus tarjetas de memoria al viajar, especialmente en los aeropuertos. Pues de ninguna manera. No es necesario. En el pasado, las máquinas de rayos X podían dañar las películas de alta sensibilidad (aún tengo estuches forrados de plomo para mis carretes), pero hoy por hoy no representan una amenaza para las tarjetas de memoria de estado sólido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.